Watching in silence

Pep_Bonet_holdfastA Joana, por amar, esperar y mirar en silencio.
A Marc, nuestro mejor proyecto.

Silencio. Hay palabras que se respetan mejor leídas que pronunciadas. Esta es una de ellas. Me gusta esta palabra porque es el alfa y omega de una obra, la esencia de la fotografía. Transmite pero no se oye, no hace ruido. Sólo queda la necesidad de mirar y escuchar. El silencio es lo que hay antes y después de todo lo que hay en medio. La creación comienza así, callada, sin que nadie la moleste. Después llegan las ideas, más tarde las palabras, luego la acción, por último la contemplación. De nuevo el silencio.
No creo que haya nada bueno en la vida que no empiece y acabe en silencio. Sin él no puedo pensar, no puedo sentir lo que estoy viendo y si no puedo sentirlo, no puedo expresarlo, verlo; quizá pueda hacer una foto pero más tarde sabré que no era buena.
Mirar sin necesidad de decir nada. Eso es el silencio. Mirar y callar para aprender.
¿Cuántas pruebas necesitamos tener para creer algo?. ¿Puede la evidencia de la fotografía ser más fuerte que los miedos personales o el no querer ver lo que realmente está pasando? Mirar y callar. Entonces es la imagen la que habla.
Las personas que aparecen en mis fotografías son héroes, gente que a través del sacrificio y las ganas de vivir han sobrevivido a las circunstancias de la vida con dignidad. Y eso no siempre se entiende con palabras, a veces no sirven. Hay que saber callar para decir cosas, hay que saber callar para poder escuchar. El silencio es el encuadre perfecto. Donde se encuentran todas las emociones personales y ajenas que provoca una imagen. Observar nos devuelve a un estado primario de alerta, tal vez infantil, al que dedicamos cada vez menos tiempo.
Quizá tengamos miedo de no escuchar nada porque vivimos en el ruido, sordos ante lo trascendente, ajenos al sosiego. Pero cuando hago o miro una foto siempre me quedo sin palabras; absorto, de pronto relajado, en tregua con la vida y su obstinado combate, desnudo de lengua y saliva, vestido sólo con la piel del silencio. Sólo así captamos el poder de la fotografía que estamos viendo. ¿Acaso somos mejores cuando guardamos silencio? Con la mirada basta. Sólo con ella podríamos empezar a cambiar el mundo.
Porque la mirada nos enseña a descubrir lo que ocultan las palabras, el engaño de un mundo de futuro incierto.
Todo el trabajo de estos años ha empezado y terminado con un silencio. En medio está la vida, el retrato de los que huyen, de los que sufren, de los que esperan, de los que mueren, de los que matan, de los que creen, de los que sonríen, de los que callan. Y por fin, este libro que no habla, que sólo usa en silencio la mirada.
Pep Bonet,
25 de enero, 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s